"La Virgen del Rocío"


"No hay Iglesia sin Pentecostés. Y quiero añadir: no hay Pentecostés sin la Virgen María".
Benedicto XVI, Regina Caeli 23 de mayo del 2010
BENEDICTO XVI: "Si no hay Iglesia sin Pentecostés, tampoco hay Pentecostés sin la Madre de Jesús"
Sabiéndolo o no, sólo podemos invocar al Espíritu Santo desde el regazo de Santa María Virgen
La Virgen del Rocío es La Madonna del Divino Amore
"Que todo el mundo sea Rocío", JUAN PABLO II, El Papa Rociero

"En su inenarrable producción real, Jesús fue el fruto del cielo y de la tierra. Isaías lo vaticinó en sus palabras, que encierran toda la poesía de un deseo secular y de una esperanza única, y que la Iglesia repite amorosamente durante todo el Adviento:

Rorate caeli, desuper,
et nubes pluant Justum;
aperiatur terra
et germinent Salvatorem.
¡ Rociad cielos, desde la altura,
y que de las nubes llueva el Justo;
ábrase la tierra,
y germine al Salvador !. (Is. 45,8)

El Espíritu Santo trajo a María la divina fecundidad del Padre, y aquella tierra virginal produjo de manera inefable el Germen divino, como lo llamaron los profetas, al dulcísimo Salvador".
(Mr. Luis Mª Martínez, "El Espíritu Santo").


María * Cristo * Espíritu Santo
María * cristianos * Espíritu Santo

El rocío se da cuando el "espíritu" empieza a transformarse en cuerpo.

26 de septiembre, San Gedeón: de la tribu de Manasés, juez en Israel (Jc, 6, 37), que recibió del Señor el signo del rocío, que descendía a un vellón de lana, como fortaleza de Dios, librando al pueblo de Israel de sus enemigos, después de destruir el altar de Baal.


Página(s) relacionadas(s):


Páginas marianas en este sitio


Camino(s) ascendente(s):