Decreto del IV Concilio de Toledo (año 633)

Decreto del IV Concilio de Toledo (año 633)

"La autoridad de muchos Concilios y los Decretos Sinodales de los Santos Pontífices Romanos prescriben que el libro del Apocalipsis es de San Juan Evangelista, y determinan debe ser recibido entre los libros divinos; pero muchos son los que no aceptan su autoridad y tienen a menos predicarlo en la Iglesia de Dios. Si alguno, desde hoy en adelante, no lo reconociera o no lo predicara en la Iglesia durante el tiempo de las misas, desde Pascua a Pentecostés, tendrá sentencia de excomunión".
(Enchiridion biblicum no 24)


Camino(s) ascendente(s):