No podemos dejar de ser hombres

No podemos dejar de ser hombres

Si el hombre, para ser como Dios, deja de ser hombre, no puede imitar a Jesucristo, que se hizo hombre sin dejar de ser Dios. El que niega la naturaleza humana, niega la Encarnación. Es hereje.

Como los maniqueos antinaturales (aborto, divorcio, género) quieren ser como dioses dejando de ser hombres, van a la perdición.

Sólo la imitación de Cristo lleva a la divinización.


Al principio Dios nos creó hombre y mujer y después, para la regeneración, todas las gracias nos vienen pasando por un Sagrado Corazón de Hombre y por un Inmaculado Corazón de Mujer.

* * *

La imitación puede llegar hasta la unión esponsal, que si es unionización eucarística, sana todas las manías.

* * *

El hombre no es un diseño humano. Si lo fuera, la medicina no tendría misterios.


Páginas relacionadas


Camino(s) ascendente(s):