Las piezas del puzzle final

Las piezas del puzzle final

¿Podemos esperar un triunfo de Cristo intrahistórico?

Quien esté interesado en este tema, será más eficiente si se olvida de lo que tengo en esta página y estudia la excelente tesis del Dr. Xavier Prevosti Vives. Es excelente desde todos los puntos de vista; me admira ver que en ella tenemos todo eso que deseamos.

La teología de la historia según Francisco Canals Vidal, por Xavier Prevosti Vives.

Las piezas


Puzzles y Encajes

Puzzle
En una de las glosas añadidas por el P. Leonardo Castellani en su traducción de la tesis doctoral del P. Alcañiz "La Iglesia Patrística y la Parusía", editado por Ed. Paulinas en 1962 (primera y única edición), explica que "hubo dos decretos disciplinares para la América del Sur de una Sacra Congregación Romana en que se prohibe enseñar como "peligroso" (sin condenarlo como "erróneo") una especie de milenismo o milenarismo que sostiene que "Cristo reinará corporalmente en la Tierra". Esto dice el primer decreto informativo al arzobispo de Chile; "visiblemente", corrige el segundo decreto, extendido a toda la América del Sur (11-VII-1940 y 28-VII-1944)".

La orden no se oficializó, no se publicó en las (A.A.S.) Actas de la Sede Apostólica, hasta que se cambió la palabra "corporalmente" por "visiblemente".

   (Cristo reinará, pero no "reinará visiblemente" durante los mil años, porque el milenio no es ya tiempo de "visión", sino de Fe todavía).

Visto que no es verdad que Cristo reinará visiblemente, esto se toma como una condenación absoluta del milenismo y muchos se intranquilizan con sólo oir nombrar el Reino de Cristo o llamar a Cristo, Rey.

Encaje
Visiblemente no, Corporalmente sí

* * *

Puzzle
PÍO XI dice en la Miserentissimus Redemptor: "Cuando eso hicimos (instituir la fiesta de Cristo Rey), no sólo declaramos el sumo imperio de Jesucristo sobre todas las cosas, sobre la sociedad civil y la doméstica y sobre cada uno de los hombres, mas también presentimos el júbilo de aquel faustísimo día en que el mundo entero espontáneamente y de buen grado aceptará la dominación suavísima de Cristo Rey".

Y Benedicto XVI en ls Spe Salvi dice: "nunca existirá en este mundo el reino del bien definitivamente consolidado".

Encaje
En aquel "faustísimo día", que será el postparusíaco milenio, el "reino del bien" no estará "definitivamente consolidado", pues todavía faltará la conflagración final, cuando Satanás sea soltado por breve tiempo.

* * *

Puzzle
Dice San Bernardo en el n. 2 del sermón 76 sobre los Cantares: "Non enim existimat Christum aliter oportere intrare in gloriam suam, nisi prius resurrectionis gloria palam mundo innotescente confutetur impietas, exsultent fideles, glorientur discipuli, populi convertantur, demumque ab universis glorificetur ipse, cum ex praesentia resurgentis cunctis claruerit veritas praedicentis. Falleris, o sponsa. Oportet quidem haec fieri, sed in tempore".

Y el Catecismo de la Iglesia Católica (n. 677) dice que el triunfo de la Iglesia no será progresivo.

Encaje
El Reino de San Bernardo es el postparusíaco y, por tanto, será después de la gran persecución y de la abominación desoladora donde no debe ser. Después de que Jesucristo derrote al anticristo y Satanás sea atado por mil años.

* * *

Puzzle
Si el juicio final es instantáneo y el actual estado de las cosas "no puede ser la última palabra de la historia", como se dice en la Spe Salvi, ¿tendrán razón los antimilenaristas actuales, cuya posición ridiculiza el P. Leonardo Castellani en su última nota al final de "La Iglesia Patrística y la Parusía"?:

"Un último punto curioso deseo brevemente relevar: muchos de los actuales alegoristas, si no todos, son en el fondo milenistas carnales. En efecto, negando el postparusíaco Reino de Cristo, se ven obligados a reponer el cumplimiento de las profecías en un futuro gran triunfo temporal de la Iglesia antes de la Segunda Venida; o sea, en una "Nueva Edad Media" (ver Berdiaeff y también R. H. Benson en "The Dawn of All" con el Papa como Monarca Temporal Universal, comandando ejércitos de alegres "jocistas" en bicicleta y camiseta sport... Coinciden con el sueño de la Sinagoga antes de la Primera Venida.

Coinciden también helás con la extraña visión de milenismo ateo de Carlos Marx; no menos con las barrocas promesas de la muy extendida secta protestante judaizante llamada en Norteamérica "la Nueva Dispensación". Son todos pájaros de la misma pluma.

Lo último de lo último que debieran (o no debieran) hacer, es tacharme a mí de "milenarista", como dicen ellos".

Encaje
No, los antimilenaristas actuales no tienen razón, porque el triunfo de Cristo será postparusíaco, el juicio dura mil años, y la Iglesia vivirá seráficamente la pobreza franciscana, según la Teología de la Historia de San Buenaventura.

El P. Castellani lo advierte así:

"Si estalla la tercera guerra mundial (y la última), la cuestión debatida será rotundamente si se debe hacer el paraíso en la tierra sin contar con la otra vida o si se debe contar con la otra vida para hacer el paraíso en la tierra.
Son dos herejías que luchan enre sí: porque la verdad cristiana es que no se puede hacer de ningún modo el paraíso aquí sino solamente en la otra vida -con un pálido reflejo aquí: el reflejo del Sermón de la Montaña".
LEONARDO CASTELLANI Th. D. "Psicología Humana", Ediciones Jauja ISBN 987-95078-27

Alguno dirá: Castellani escribió esto en tiempos de la guerra fría, considerando que occidente contaba con la otra vida y oriente no. Ahora ya no hay guerra fría y no puede calentarse. Pues yo diría: la bestia y el falso profeta siguen estando presentes, y podría ser que se hubieran invertido los papeles. Ahora sería oriente el que contaría con la otra vida y occiente no, pero la frase del P. Castellani sigue en pie. Tengamos en cuenta que la sexta copa se derrama sobre el Eúfrates y se secan sus aguas para preparar el camino a los reyes del sol naciente.

Urge una exégesis canónica partiendo de la profecía de Sofonías.

"Yo dejaré en medio de ti un pueblo humilde y pobre
y en el nombre de Yahvé se cobijará el resto de Israel"
(Sofonías 3,12)

Encomendemos a San José estos tiempos de nuestra historia. San José es el introductor del Evangelio de las Bienaventuranzas: "Perciò il Vangelo delle Beatitudini comincia con questo introduttore, chiamato Giuseppe". (SANTA MESSA NELLA FESTIVITÀ DI SAN GIUSEPPE, OMELIA DI PAOLO VI, Martedì, 19 marzo 1968)

En contraste con la caricatura de los jocistas en bicicleta, tenemos el twit de SS. el Papa Francisco del 4 de junio del 2015: "Es necesario construir la sociedad a la luz de las Bienaventuranzas, caminar hacia el Reino en la compañía de los últimos". No olvidemos que el Catecismo de la Iglesia Católica (n. 677) dice que el triunfo de la Iglesia no será progresivo.

* * *

Puzzle
Si hay una rebelión al fin de los mil años (Ap 20,7-10), ¿podemos llamar al Reino Milenario el triunfo final de Cristo en la historia?

Encaje
Sí, porque el Reino Milenario, con Gog y Magog, no acaba vencido sino vencedor. Israel se convirtió antes de la Parusía y ya nunca más será infiel.

Gog y Magog no enturbiarán la gloria del Reino sino que serán la huella de su última pisada.

La exégesis canónica de Ezequiel y el Apocalipsis nos ayudará a entenderlo.

* * *

Puzzle
Aquel tiempo que profetizó Santa Hildegarda, ¿será antes o después de la conflagración de las fuerzas del mal y su derrota?

No puede ser antes porque, en este caso, habría un triunfo progresivo de la Iglesia, en contra de lo que dice el Catecismo de la Iglesia Católica (nº 677): "el triunfo de la Iglesia no será progresivo".

No puede ser después porque, en este caso, no habría nada que temer, en contra de lo que dijo Santa Hildagrda: "la aproximación del último día impedirá a los hombres entregarse plenamente a la alegrías".

Encaje
Hay dos conflagraciones del mal: una, la del Anticristo, otra, la de Gog y Magog. Se llevarán mil años de historia.

* * *

Puzzle
Esperar el Reino de Cristo como un triunfo personal es caer en la tentación de subirse al pináculo del templo y lanzarse esperando que te recojan los ángeles.
Desesperar del triunfo de Cristo en la historia va contra la Spe Salvi, que pone en el juicio una fuente de esperanza.

Encaje
El triunfo será de Cristo. Lo del milenio es verdad. Satanás será atado por mil años (aunque al fin brevemente desatado). Nosotros todavía hemos de fracasar, como le pasaba a Cristo cuando aun tenía que pasar por su fracaso, y le dijo a San Pedro: "apártate de mí, Satanás".

La esperanza del Reino consuela nuestra paciencia ante el fracaso y es lo que hace "hacer del sufrimiento una dicha", como sentía Santa Teresita del Niño Jesús.

* * *

Puzzle
Muchos teólogos y fieles, contemporáneos y antiguos, interpretan que la primera resurrección es la de la regeneración del bautismo en la conversión personal, y la segunda es la de la carne al fin de los tiempos.

Pero en el Apokalipsis hay una resurrección "social" primera anticipada 1000 años a la segunda.

Encaje
Es que esas dos interpretaciones se refieren, respectiva y principalmente, a la simultánea con la conversión "personal" y a la que acompaña a la conversión "social" de judíos y griegos al principio de los mill años.


Consideralización Final

Cristo murió del todo. No por fracaso de su poder, sino por exceso de su amor. Es que somos tan desagradecidos y ciegos que ni así bastó: incluso durante el milenio, con la Jerusalén celestial descendida a la tierra, cuando Satanás sea de nuevo desatado, se atreverán los hombres contra Dios y sus santos y tendrá que bajar fuego del cielo para llevar toda la escoria al lago que arde con azufre, antes de poder entregar el Reino al Padre, y entrar en la eternidad, cuando/donde "descansaremos, descansaremos y veremos, veremos y amaremos, amaremos y alabaremos".
(San Agustín, al final de "La Ciudad de Dios")


Lo que es un puzzle que no tiene encaje, es que cuando lo de aquí esté consumado, de la manera que se inventen, venga un cataclismo y se disuelvan los elementos y se derrumben las columnas del orbe.

¿Y luego qué?. ¿Eh?

La cuestión es esta: ¿cómo acaban la historia, los que no quieren ser milenaristas y son, precisamente los que lo son, porque según ellos, lo arreglan todo antes del fin, con esa consumación que dicen.


Camino(s) ascendente(s):