Llull y Verdaguer

Llull y Verdaguer

Para revivir la conmemoración verdagueriana del año 2002, me pidieron en una parroquia de Barcelona una conferencia sobre Mn. Jacinto Verdaguer.

Ramón llull entra crucialmente en el guión y por eso cuelgo aquí esta página.

Empecé diciendo que Don Juan Bassegoda Nonell explica en su artículo "Verdaguer, Güell i Gaudí", publicado en la revista "Temple" de Gener-Febrer de 1987, que Juan Matamala, cuando tenía 13 años, después de la muerte de Verdaguer, oyó de labios de Gaudí que "en el camp de la mística Verdaguer és germà de Sant Francesc d'Assís i de Sant Joan de la Creu".

Lei entonces la poesía "Tras de un amoroso lance" de San Juan de la Cruz:

La noche oscura no es sólo la de los días tristes de la humildad y el dolor. Frente a las cosas que están sobre el alma la oscuridad es inevitable. En plenas facultades físicas y mentales, para eso y sobre todo para Dios, se está en "noche oscura". El P. Castellani explica en sus "Elementos de Metafísica", 8-71 que "de este ser puro, ninguna representación es posible, y es porque, al fin de cuentas el hombre no puede aquí abajo entender a Dios más que por el amor, más allá de las afirmaciones y las negaciones, en la oscuridad". "Es la noche de la analogía del ser". El método cartesiano de sólo admitir "ideas claras y distintas" no es método: es simplismo.

El P. Castellani en sucesivos números de su revista "Jauja", publicó las sucesivas estrofas de su poema del mismo nombre. La novena de dichas estrofas dice así:

"Busco la isla de Jauja, sé lo que busco y quiero,
que buscaron los grandes y han alcanzado pocos.
El naufragio es seguro y es la ley del crucero,
pues los que quieren verla sin naufragar, son locos".

Si esto ya ocurre en el nivel natural de la filosofía, qué será en teología y al nivel sobrenatural.

Santo Tomás se cuestiona en la Suma Teológica sobre la primacía del entendimiento y la voluntad. Explica que las cosas que están bajo el entendimiento es mejor entenderlas que amarlas y, en cambio, las que están por encima y que no se pueden ver nos elevan al amarlas.

Santa Maravillas de Jesús, canonizada por Su Santidad el Papa Juan Pablo II tiene una frase genial en este sentido al decir "Veo entre tinieblas, con una claridad muy grande, lo vano que es todo lo que no es Dios".

Para el día 22 de agosto de su "Llibre del Amic i del Amat" Ramón Llull pone: "Amor és mar tribulada d'ondes e de vents, qui no ha port ni ribatge. Pereix l'amic en la mar, e en son perill pereixen sos turments e neixen sos compliments".

Verdaguer explica que cuando comenzaba su noche triste, visitó el Monasterio de Miramar y allí le regalaron una copia del Llibre d'Amic e Amat Entusiasmado y consolado por él, en su retiro de Vallcarca en Barcelona, tradujo al catalán moderno muchas de sus estrofas y añadió otras con su mismo espíritu. Por ejemplo tradujo la número 17:

Els ulls i la memòria de l'Amic
escatiren fortament una vegada:
deien els ulls que el veure l'Estimat
és millor que tenir-ne recordança,
i deia la memòria que per ella
se'n puja l'aigua als ulls i el cor s'inflama"
Una de las añadidas es: Amb vestidures blanques i vermelles
mostrà's l'Amat al seu amic del cor.
L'acompanyà a un jardí ple de roselles,
    on: -Cull-nos- diuen elles.
Aquest verger és el verge d'Amor.
 
El reguen quatre rius de verda riba
de clares aigües, de suau remor.
Entre ells oneja, de verdor cativa,
    la mar, que l'aigua viva
rep de la font sagrada de l'Amor
 
L'Amic s'enfonsa en la maror sens mida
mes tanmateix de naufragar té por-
-No és com les altres mars- l'Amat li crida,
    -lo dolç port de la vida
és al bell fons del pèlag de l'amor-.

He resaltado la metáfora del naufragio porque coincide con el P. Castellani quien habla de la noche oscura que envuelve al Ser Puro a quien desde aquí sólo se alcanza en lances de amor. Verdaderamente, en el campo de la mística Verdaguer es hermano de San Juan de la Cruz. Lo hemos visto pasando por el Beato Ramón Llull. Y, para completar la aseveración de Gaudí nótese que el franciscanismo de un franciscano es indudable.

El Amado con vestiduras blancas y rojas es Cristo ensangrentado y los cuatro ríos que riegan el océano del amor son los cuatro brazos de la Cruz. Recordemos que cuando Santo Tomás dejó de escribir fue viendo a Cristo Crucificado.

Vedaguer pone este verso como representante de Ramón Llull en el poema "Lo Somni de Sant Joan".

El poema "Lo Somni de Sant Joan" termina diciendo del Sagrado Corazón de Jesús "son reialme serà el món, però son trono l'Espanya". Verdaguer dedicó a Espanya "La Atlántida" y cantó la reconquista con su gran poema "El Canigú" que termina cantando a Catalunya:

Avant: per monts, per terra i mars no et pares,
ja t'és petit per trono el Pirineu,
per ésser gran avuí te despertares
    a l'ombra de la Creu.

Más detalles:

Gracias al hypertexto los lectores que vean esta página pueden ver también el texto íntegro de La Atlántida y El Canigó. No ocurre igual con "Lo Somni de Sant Joan" que no está todavía en la red. Para completar la transcripción de lo dicho, sin enmarañar la hebra principal incluyo aquí algunos versos y comentarios. "El Somni de Sant Joan" es un largo poema que pasa por toda la historia de la Iglesia, descrita por lo característico de algunos de sus santos, dedicando una estrofas a cada uno de ellos. El poeta supone que todo ello es revelación de Jesucristo a San Juan en el momento en que reclinó su cabeza sobre el Sagrado Corazón de Jesús durante la Santa Cena.

De la introducción leí aquella impresionante estrofa que nos interpela como los Ejercicios de San Ignacio: ¿Qué debo hacer por Cristo?

Los braços eixamplant vol abraçar-te,
la testa abaixa per donar-te un bes,
empenyora la vida per comprar-te,
dóna la sang, què pot donar-te més?

La lista de los santos, evidentemente, empieza por María. La visión poética de los rayos de sol como rubia cabellera peinada por los montes que reciben su luz empezando por los más altos, es de una belleza genial por la veracidad de la metáfora. Estos son algunos de los versos dedicados a la Santísima Virgen.

Com gegant per empendre la carrera
del seu amor, se lleva eix Sol naixent;
va a assoleiar la humanitat sencera,
fent de l'ocàs del Golgota orient.
 
Lo sol abans d'estendre per la terra
sa rossa cabellera de claror,
ne corona lo front d'alguna serra
d'on raja destrenada en rinxos d'or.
 
Així abans d'eixamplar ses flamejantes
ales, lo Cor deífic, amb sa llum,
encén algunes ànimes gegantes,
que en la nit són del dia clar besllum.
 
Regina d'eix esplet d'ànimes belles
Maria reflecteix la llum del Sol,
com la lluna entremig de les estrelles
aconhortant la creaciò en son dol.

A San Vicente Ferrer, que junto con el Beato Ramón Llull llena los capítulos segundo y tercero del libro dedicado al valor racional del regionalismo catalán en la obra del Dr. Torras i Bages "La Tradició Catalana", dedica esta estrofa de verdadero eco apocalíptico:

    Veu un àngel que vola
pel mig del firmament del Cristianisme
com altre sol deixant-hi per estela
    un raig de sa aureola
que cabussa els mals àngels a l'abisme.
    Pren un turó per trona:
un pla per temple, el cel per tornaveu,
i d'aqueix altre Sinaí a on trona
    fa llampegar sa veu,
sa veu que, oh Catalunya, és ta veu noble,
i a tota gent i tribu i llengua i poble
crida amb gran crit: -Mortals, eixiu del vici,
que jo só la trompeta del Judici;
    temeu i honrau a Déu.

Terminé la lectura de estrofas del "Somni de Sant Joan" con aquella que recoge las revelaciones del Sagrado Corazón de Jesús al Padre Hoyos:

Batrà el Cor de tot un Déu
al pit de la raça humana;
son reialme serà el Món,
però son trono l'Espanya.

De La Atlántida leí las primeras estrofas de la batalla naval y como ejemplo de que toda la mitología y exposición del cataclismo no es pura erudición exibicionista aquella estrofa que puede aplicarse al mundo babilónico que vivimos:

Tu sola dorms embriaga, de l'Occident, oh reina;
no et sens desfer a trossos, l'abim glatin-te ensems?
no veus al cel un glavi de foc que es desembeina?
cau de genolls i prega, mes ai!, no hi ets a temps!

Evidentemente terminé la Atlántida con las últimas estrofas, pero antes leí aquella que se refiere a Colón, desesperado de obtener naves del Rey de Portugal, busca la ayuda de Isabel:

A Joan segon oferta en fa il.lusòria
que prova, ingrat, de pendre-li la glòria;
i, veent-se en terra el mariner perdut,
dels seus somnis pel cel busca una estrella,
i et veu a tu, Isabel la de Castella,
la reina de les reines que hi ha hagut.

Leí también las dos últimas estrofas de La Atlántida:

Lo savi ancià, que des d'un cim l'obira,
sent estremir lo cor com una lira;
veu a l'Àngel d'Espanya, hermós i bell,
que ahir amb ses ales d'or cobrí a Granada,
eixamplar-les avui com l'estalada
i fer-ne l'ampla terra son mantell.
 
Veu morgonar amb l'espanyol imperi
l'arbre sant de la Creu a altre hemisferi,
i el món a la seva ombra reflorir;
encarnar-s'hi del cel la saviesa;
i diu a qui s'enlaira sa escomesa:
-Vola, Colon... ara ja puc morir!

Camino(s) ascendente(s):