El Amén de María

"Amen", murmuró Juan Pablo II, mirando ayer (2 de abril del 2005) la ventana de su habitación, alzó la mano en el gesto de una bendición final y murió a las 21:37 horas.

* * *

"Es el momento en que se toma la decisión más alta de la libertad humana". (Benedicto XVI, La Infancia de Jesús, pag. 43).

* * *

"En el “sí” de María está el “sí” de toda la historia de la Salvación" (SS Papa Francisco, homilía en Santa Marta 4-4-2016)

* * *

"¡Ah!, Señora, responde aquella palabra que espera la tierra, que espera el infierno, que esperan también los ciudadanos del cielo. El mismo Rey y Señor de todos, cuanto deseó tu hermosura, tanto desea ahora la respuesta de tu consentimiento; en la cual sin duda se ha propuesto salvar el mundo. A quien agradaste por tu silencio agradarás ahora mucho más por tus palabras, pues El te habla desde el cielo diciendo: ¡Oh hermosa entre las mujeres, hazme que oiga tu voz! Si tú le haces oír tu voz, El te hará ver el misterio de nuestra salud. ¿Por ventura, no es esto lo que buscabas, por lo que gemías, por lo que orando días y noches suspirabas? ¿Qué haces, pues? ¿Eres tú aquella para quien se guardan estas promesas o esperamos otra? No, no; tú misma eres, no es otra. Tú eres, vuelvo a decir, aquella prometida. aquella esperada, aquella deseada, de quien tu santo padre Jacob, estando para morir, esperaba la vida eterna, diciendo: Tu, salud esperaré., Señor". En quien y por la cual Dios mismo, nuestro Rey, dispuso antes de los siglos obrar la salud en medio de la tierra. ¿Por qué esperaras de otra lo que a ti misma te ofrecen? ¿Por qué aguardarás de otra lo que al punto se hará por ti, como des tu consentimiento y respondas una palabra? Responde, pues, presto al ángel, o, por mejor decir, al Señor por el ángel; responde una palabra y recibe otra palabra; pronuncia la tuya y concibe la divina; articula la transitoria y admite en tí la eterna. ¿Qué tardas? ¿Qué recelas? Creo, di que sí y recibe. Cobre ahora aliento tu humildad y tu vergüenza confianza. De ningún modo conviene que tu sencillez virginal se olvide aquí de la prudencia. En sólo este negocio no temas, Virgen prudente, la presunción; porque, aunque es agradable la vergüenza en el silencio, pero más necesaria es ahora la piedad en las palabras. Abre, Virgen dichosa, el corazón a la fe, los labios al consentimiento, las castas entrañas al Criador. Mira que el deseado de todas las gentes está llamando a tu puerta. ¡Ay si, deteniéndote en abrirle, pasa adelante, y después vuelves con dolor a buscar al amado de tu alma! Levántate, corre, abre. Levántate por la fe, corre por la devoción, abre por el consentimiento".
San Bernardo, "Sobre la excelencia de la Virgen Madre (II,8)

* * *

"Dios, en sus obras, se sirve de instrumentos. (...) Dios, que nos ha dado una voluntad libre quiere que le sirvamos libremente como instrumentos, poniendo nuestra voluntad a disposición de la suya, de la misma manera que la Madre Santísima cuando dijo: “Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra.” (Lc 1,38) La palabra “hágase” tiene que estar siempre en nuestros labios porque entre la voluntad de la Inmaculada y la nuestra tiene que haber una armonía perfecta. Entonces ¿qué hay que hacer? ¡Dejémonos conducir sin temor por María!".
(San Maximiliano Mª Kolbe (1894-1941), franciscano, mártir, Conferencia del 13 de junio 1933).

* * *
* * *

El Amén de María

Este fué el pregón de presentación de la proclamación de los premios del XXXII concurso de belenes de la Unión Seglar de San Antonio Mª Claret de Barcelona el día 25 de enero de 2004.

Cierta vez oí a un inglés agradecer un regalo diciendo: "Many thanks for the Taio Pipi" y se trataba de una botella de "Tío Pepe". Es terrible oir un deletreo inglés. Como a la "a" la llaman "ei", a la "e" "i", a la "i" "ai", a la "o" "ou" y a la "u" "iu" me confundo siempre. Por otro lado a un norteamericano no se le puede decir "con b de Barcelona" porque no sabe si es "Parcelona" o "Varcelona". Uno de ellos preguntó donde estaba Barcelona, y al decirle en "Spain", preguntó otra vez si Spain estaba cerca de Andorra. Hacía pocos meses que National Geographic había publicado un reportaje sobre Andorra.

Para evitar este tipo de problemas se han buscado palabras parecidas en muchas lenguas y muy conocidas como: alfa bravo charlie delta echo foxtrot golf hotel india juliet kilo lima mike november oscar papa quebec romeo sierra tango uniform victor whiskey xray yankee zulu

En vez de "alfa" se hubiera podido tomar la palabra "amen".

Amén del hebreo pasó sin variación al latín y al griego y, de ellos, a muchas lenguas. Yo recuerdo de mi padre decir, por ejemplo: "Ho volen així, doncs amén"

Mi interés por esta palabra empezó desde que puse en la lápida del nicho familiar:


 AMEN

AVE MARIA

VEN SEÑOR JESUS

Vine, Jesús, vine!

Pero aumentó cuando leí en la encíclica "Ecclesia de Eucharistia":
Amén, diremos al comulgar, "con profunda analogía" con el fiat de María.

Hay tres "fiat" cruciales para la historia de la salvación:
Fiat, grito Dios frente a la nada, y surgieron el cielo, la tierra y el abismo.
Fiat, respondió María frente a Dios, y se restableció lo que se tragaban los abismos.
Y este Amén, que decimos al comulgar.

Según el Diccionario Bíblico de Haag-Born-Ausek (ed. Herder), la palabra "amén" significa, en el Antiguo Testamento:

Por ejemplo, en el Salmo 71,19
"¡Bendito sea tu nombre glorioso para siempre,
toda la tierra se llene de tu gloria!
¡Amén! ¡Amén!
Fin de la oraciones de David, hijo de Jesé".
(Doxología y colofón del segundo libro del Salterio).

Hoy precisamente, en la primera lectura, que será del Profeta Nehemías, oiremos aquel hermoso pasaje que explica cómo Esdras lee la ley de Dios a todo el pueblo, que, puesto en pie, desde el amanecer al mediodía, llora y dice "amen, amen".

Y en el Nuevo Testamento:

Y al ángel de la Iglesia en Laodicea escribe:
Esto dice el Amén, (3,7)
[y] el Testigo el fiel y [el] veraz,
[y] el principio de la creación de Dios.
(Ap 3,14-21)

Es el Amén porque la Palabra de Dios hace lo que dice: "así es".


  "Y cual baja la lluvia y la nieve del cielo
y allá no retorna,
más abreva y fecunda la tierra
y la hace germinar,
y da semilla al que siembra
y pan al que come,

así sucede con mi Palabra
con la que sale de mi boca;
Ella no vuelve a Mí baldía,
sino que cumple cuanto Yo quiero,
y aquello prospera a que La envío".
(Isaías 55,10-11)

El cristal crece porque una parte va imprimiendo su forma y la otra la anhela. Esto no es una metáfora, como cuando decimos, por ejemplo, que "un barco se hace sus bigotes peinando el mar". Es una analogía física. Conocido el misterio de la Santísima Trinidad, no nos ha de sorprender la importancia de la relación paterno-filial en todo el ámbito del ser.

En toda generación los padres ponen el ADN y el hijo "come". El hijo crece comiendo con hambre, queriendo lo que el padre hace y haciéndose lo que el padre quiere con sed.

Tengamos presente que Dios preparó la creación como un banquete. A los seres creados, enseguida les da de comer, como dice el P. Horacio Bojorge S.J.

El mismo Jesucristo nos dice que "el tiene un alimento, que nosotros no conocemos, que es hacer la voluntad del Padre. El amén como respuesta al fiat del Padre es vivir como hijos recibiéndose del Padre, como el Hijo, como también explica el P. Horacio Bojorge. Por eso el "fiat" de María es también el "fiat" del "Padre Nuestro".

Aquellos versos tan usados en los oficios y misas de adviento:

Rorate coeli desuper et nubes pluant justum
Aperiatur terra et germinet salvatorem

  "Rociad, cielos, desde la altura,
que las nubes destilen justicia,
que la tierra se entreabra,
y frutos dé de salvación,
que a su vez sea fecunda la justicia.
Yo Jehová lo he creado".
(Isaías 45,8)
Aquí tenemos un antiguo fundamento de la devoción a la Virgen del Rocío.

Tendrán su más perfecto cumplimiento en Santa María Virgen:

"En el seno virginal de la hija de Sión ha germinado
Aquel que nos nutre con el pan de los ángeles".

(Prefacio IV de Adviento).

San José María Rubio solía decir: "hay querer lo que Dios hace y hacer lo que Dios quiere". Esto lo cumplió María de manera altísima y ejemplar: Querer lo que Dios hace, "hágase en mí según tu palabra", y hacer lo que Dios quiere: No fue sacerdotisa pero hizo de sus entrañas el Cuerpo de la Víctima, del Altar y del Sacerdote del sacrificio supremo por el que podrán perdonarse todos los pecados y alcanzarse todos los dones. María lo pondrá proféticamente en un pesebre, para alimento nuestro, y así "podremos, en la Eucaristía, reparar la suprema injusticia del Calvario".

María tiene la gracia para decir que sí, con toda libertad, en previsión también de los méritos de Nuestro Señor Jesucristo. Dios mueve sin quitar la libertad. El órden ontológico no es el temporal, y menos desde la eternidad. María puede estribar en la gracia ganada por Cristo para su "fiat" libre al misterio de la Encarnación del Verbo. Como mosotros podemos implorar la gracia para hacer devotamente la comunión de la gracia que recibiremos en la comunión que vamos a hacer. Antes de la reforma litúrgica, después del Pater Noster, se imploraba: "líbranos Señor de los males pasados, presentes y futuros". (Ahora lo han quitado porque como ya no sabemos tanto como el pueblo llano medieval, que entendía los autos sacramentales sin "comentario de textos", ya no lo entenderíamos).

Punto singular de esta creación que sufre dolores de parto hasta la plena manifestación de los Hijos de Dios, María, con su "fiat", eco fidelísimo del "fiat" divino, se convierte en "la Mujer vestida de sol, coronada con doce estrellas, de pie sobre la luna". María es modelo de la creación que sufre dolores de parto hasta la Parusía.

El "rorate coeli" es también un cántico de esperanza incluso ahora, y su "amén" y el nuestro, al comulgar, tienen que ver con el "Ven Señor Jesús".

¡Oh si hendiendo las cielos bajaras!
Ante Tí retemblaran los montes.
¡Si haciendo prodigios no esperados descendieras!
Las montañas temblaran ante Tí.
(Isaías 63,19 y 64,1 domingo 1º de adviento, ciclo B)

Qué acierto el de Alonso Cano en la Anunciación de la Capilla Mayor de la Catedral de Granada al pintar al Arcángel San Gabriel con las alas en el suelo. Con este ángel os dejo, porque el que contempla esto "totum deficit" y queda mudo.

Dice el P. Leonardo Castellani S.J. que "la inmediatez con lo divino es algo tremendo". Quizás tuvo alguna experiencia de lo que San Juan de la Cruz llama "toque de substancias". Lo que sí está más al alcance de todos es darnos cuenta de que sólo la aproximación a lo divino, no importa la lejanía, es también "algo tremendo". Lo demuestra el hecho de que todos resistimos a las conversiones.

Quizá el color, la luz y el bulto de los belenes nos puede seguir hablando de estos misterios.


 

Las niñas del Cottolengo del Padre Alegre de Barcelona construyeron varios dioramas con muñecas. Éste representa la Anunciación. Ganaron un premio especial.


 

María del Mar Folqué Giménez, en Sant Vicenç dels Horts, hace maravillas pintando con lápices de colores los materiales de embalaje. Ganó el segundo premio de la categoría artística.


 

Detalle del Nacimiento en el Belén del comedor de las mujeres en el Cottolengo del Padre Alegre de Barcelona. Ganaron el primer premio de la categoría tradicional.


 

Artur Oliveras Bou, de Sant Feliu de Llobregat obtuvo el primer premio de la categoría artística, con su diorama expuesto en la "Agrupació Pssebrista" de la ciudad.


 

En el Belén de la familia Martínez Jiménez no se sabe qué es más belenístico. Que pusieran a la carmelita en el portal o las contemplaciones navideñas de Elisa en el convento carmelitano de la Sagrada Familia de Tiana. Este Belén ganó el segundo premio de la categoría tradicional.


 

Las carmelitas mejicanas, del noviciado de las "Carmelitas de San José" de Sant Feliu del Llobregat, que también participaron en el concurso, pusieron un sombrero mejicano a su Santa Teresita.


Camino(s) ascendente(s):

Email para Manuel María Domenech Izquierdo