María en los belenes

María en los belenes

 

Este texto es el del guión del DVD de presentación de los nacimientos del XXXIX concurso de belenes de la Unión Seglar de San Antonio Ma Claret de Barcelona el día 23 de enero de 2011.

(De la cuestión CXCIII del Marial de San Alberto Magno)

Salve, María, plenitud de gracia. El Dios-con-nosotros es-contigo la primera. Bendita Tú, entre las mujeres, por el fruto de tus entrañas maternales.

No como un sueño de enamorado, sino como verdadera realidad cósmica e histórica, cuando veamos a María en los belenes, podemos decirle con San José, su esposo: "Bendita Tu, entre las mujeres".

Bendita, porque en ti resuenan todas las bendiciones que se han dicho a los hijos de Israel.

¿Te acuerdas de cuando Moisés, antes de morir, los bendijo uno por uno y después a todos juntos diciendo:

No hay otro Dios como el Dios de Jesurún.

El Jinete celestial es tu protector.
Por su magnificencia corren las nubes.
Tiene en lo alto su morada,
y acá abajo el poder eterno de su brazo,
Arrojará de su presencia al enemigo,
y dirá: tritúrate.

Israel habitará confiado y solo.

La fuente de Jacob en tierra de trigo y de vino,
y los cielos se oscurecerán con el rocío.

Bienaventurado eres tú Israel.
¿Quién como tú,
pueblo salvo por Yahvé,
escudo de tu socorro,
y espada de tu gloria?

Te negarán tus enemigos,
y tú les pisarás los cuellos?. (Dt 33-26ss).

Pues Tú, María, has conocido muy mejor que nadie su poder y has tocado su sombra; no sólo conociste el poder del Altísimo cuando te cubrió con su sombra, sino que además acariciaste su ternura de niño desde que salió de tus entrañas.

He soñado que Juan veía al Verbo de Dios, Rey de reyes y Señor de señores, cabalgar en el cielo sobre un caballo blanco, seguido del ejército celestial, moviendo la nubes con vientos recios que traían al Espíritu Santo sobre ti y sus apóstoles.

Israel habitará confiado y solo porque todos serán un pueblo. No habrá ya distinción entre judío, gentil o griego. Será un solo rebaño bajo un solo Pastor, cuando, al fin, triunfe tu Corazón Inmaculado.

¿Recuerdas también, María, la bendición de Isaac a Jacob cuando le dijo: "Dios te dé el rocío del cielo y de la grosura de la tierra abundancia de trigo y vino"?. ¿Qué querrá hacer con trigo y vino que fecundará con tanto rocío que oscurecerá el cielo?. Rocío luminoso es su rocío, cegador del hombre ciego, extintor de las luces siderales. Aquel rocío que destilaron las nubes cuando Tú germinaste el Salvador.

Bienaventurada eres María. ¿Quién como Tú ha sido Inmaculada Concepción, digna Madre del Hijo de la Eterna Concepción?

Te negarán tus enemigos, pero Tú serás vencedora de todas la herejías, cuando pises la cabeza de la serpiente antigua que es el Diablo y Satanás, enemistado contigo desde el principio, que seduce a todo el mundo y enciende su enemistad contigo en toda su descendencia contra la tuya.

Todas las generaciones te llamarán bienaventurada porque realmente en ti resuenan todas las bendiciones de Israel hasta el final de la historia para gloria del Altísimo, de tu Hijo y del Espíritu del Señor.

Manuel Ma Domenech Izquierdo

 


Camino(s) ascendente(s):