Haz de vínculos a los racimos más consoladores de este sitio
«¡Consolad, consolad a mi pueblo, dice vuestro Dios!» (Is 40,1)
«¡Consolad, consolad a mi pueblo, dice su Dios!» (Papa Francisco Angelus 7-12-14)

Haz de vínculos a los racimos más consoladores de este sitio

"Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordia y Dios de todo consuelo; él nos consuela en todas nuestras luchas, para poder nosotros consolar a los que están en toda tribulación, mediante el consuelo con que nosotros somos consolados por Dios. Porque si es cierto que los sufrimientos de Cristo rebosan sobre nosotros, también por Cristo rebosa nuestro consuelo". 2Co 1, 3-5
Papa Francisco, Cattedrale di Tirana, 21 settembre 2014

“Éste es el consejo: ‘Consuélense. Consuélense recíprocamente. Hablar de esto: pero yo les pregunto: ¿nosotros hablamos de esto, que el Señor vendrá, que nosotros lo encontraremos a Él? ¿O hablamos de tantas cosas, incluso de teologías, de cosas de Iglesia, de curas, de monjas, de monseñores, todo esto? Y nuestro consuelo ¿es esta esperanza? ‘Consuélense recíprocamente’: consuélense en comunidad. En nuestras comunidades, en nuestras parroquias, ¿se habla de esto, que estamos en espera del Señor que viene? ¿O se habla de esto, de aquello, de aquella, para pasar un poco el tiempo y no aburrirse demasiado?”.
(Homilía de SS el Papa Francisco en Santa Marta, 1 de septiembre del 2015)

(Esto es para la tierra y el cielo, ya que el juicio comienza al principio del milenio)

Las tentaciones de Cristo (Mt. 4,1-11) son:

"Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo.
Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre.
Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.
Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.
Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo,
y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, En sus manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra.
Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos,
y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares.
Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.
El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían".

La vida de la Iglesia se parece a la vida de Cristo. La primera tentación es la del progresismo de izquierdas y la segunda la del progresismo de derechas. Estas dos primeras tentaciones, en vez de usar del mundo para gozar de Dios, que es lo que hacen los buenos, quieren usar de Dios para gozar del mundo, que es lo que hacen los malos, según San Agustín (La Ciudad de Dios, libro XI, cap. 25).

Como explicaba Msr. Guerra Campos, fracasadas ambas, Satanás se vuelve abiertamente contra Dios, haciéndose igual a Dios y/o sustituyendo a Dios, en la tercera tentación. Es lo que pasa. Se establece la lucha entre las descendencias de la Mujer y el dragón.

San Bernardo, en su sermón 63,5 sobre los Cantares, dice: "De las viñas del Señor de los ejércitos podemos decir lo que el mismo Señor dice hablando del reino de Dios, que está dentro de nosotros (Lc. 17,21), leyéndose en el Evangelio que el reino de Dios será dado a gentes que den frutos de buenas obras (Mt. 21,43). Estos frutos no son sino aquellos de que nos habla San Pablo cuando dice: Los frutos del Espíritu Santo son: caridad, gozo, paz, benignidad, bondad, longanimidad, mansedumbre, fidelidad, modestia, continencia y castidad" (Gal. 5, 22-23).

En el número 6 del mismo sermón 63 dice: Esta parábola es del tiempo actual.

Como explica Mr. Luis María Martínez en su libro "El Espíritu Santo", sus consuelos son la dulzura de sus frutos que enumera San Pablo (Gal. 5,22-23, y sistematiza Santo Tomás (S. Th. 1-2 q70 a3). Mr. Luis M. Martínez en el mismo libro dice: "Las bienaventuranzas son también frutos, son los frutos más exquisitos que el Espíritu Santo produce en las almas".

El verso citado por San Bernardo está después del recuerdo de la piedra angular rechazada.

Mt. 21,42 Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo. El Señor ha hecho esto, Y es cosa maravillosa a nuestros ojos?
Mt. 21,43 Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.

La Mujer, Esposa del Espíritu Santo, cuyos frutos los darán, recibiendo sus consuelos, aquellos a quienes se entregará el Reino que rechazan los que desprecian la piedra angular.


"Éste fue el principal trabajo de Jesús" en los "40 días entre la Resurrección y la Ascensión: consolar a los discípulos; acercarse y dar consolación".
(SS el Papa Francisco, homilía en Santa Marta el 10 de diciembre del 2013)


"Se llama Virgen de Consolación a la imagen que representa a la madre de Dios en la tradición cristiana, y que alude a ésta como defensora del Apocalipsis como libro fundamental para el consuelo de los cristianos".
(Nuestra Señora de Consolación o Virgen de Consolación)
(Nuestra Señora de Consolación o Virgen de Consolación)


"Cristo fue ungido con el aceite espiritual de júbilo, es decir, con el Espíritu Santo, que se llama aceite de júbilo, porque es el autor y la fuente de toda alegría espiritual".
(De las Catequesis de Cirilo de Jerusalén, Catequesis 21 [Mistagógica 3],1-3: PG 33,1087-1091)


Páginas relacionadas


Camino(s) ascendente(s):