Es posible conjugar fe y ciencia

Es posible conjugar fe y ciencia

Cristo unió en sí a Dios y al hombre, la eternidad y el tiempo, el espíritu y la materia. "En el principio existía el Verbo - el Logos, la razón creadora-. Y el Verbo se hizo carne" (Jn 1,1-14). El Logos divino, la razón eterna, está en el origen del universo, y en Cristo se unió una vez para siempre a la humanidad, al mundo y a la historia. A la luz de esta verdad capital de fe y, al mismo tiempo, de razón, es posible nuevamente, en el tercer milenio, conjugar fe y ciencia.
DISCURSO DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI DURANTE LA INAUGURACIÓN DEL 85º CURSO ACADÉMICO EN LA UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL SAGRADO CORAZÓN
Viernes 25 de noviembre de 2005

"El Logos divino, la razón eterna, está en el origen del universo", Benedicto XVI, 25-11-2005.
Este es el Punto Alfa cuya luz olvida la ciencia moderna desde la Edad Media, mirando sólo a un punto omega evolucionista, panteísta y racionalista. Sin la Luz, que olvidó cuando el nominalismo, se ha quedado a oscuras.


Camino(s) ascendente(s):