Ciencias y/o letras

Ciencias y/o letras

Manuel Ma Domenech Izquierdo

Para que la "Fides et Ratio" no quede en palabras, como dice el P. Lobato, en el punto tercero de su artículo, se ha de remediar la división que los sistemas de educación imponen, y que acaba siendo una división social, mental y vocacional: la división de las cosas y de los hombres en "ciencias y letras".

La problemática entre la Fe y la razón se popularizó historicamente en el terreno de la cosmología, disciplina que está a caballo entre las ciencias y las letras. Recuérdese la algarabía del caso Galileo.

Esta división esteriliza las mentes para salir del pozo de la crisis entre la fe y la razón y, como consecuencia, la "Fides et Ratio" quedará en palabras, si Dios no lo remedia.

Cierta vez me pidieron un artículo, precisamente para la sección "Fe y Ciencia" de una revista. Pensé que sería interesante el artículo que trata de los vestigios de semejanza que hay entre un disco compacto de música digitalizada y la Santísima Trinidad, "Medida, Número y Peso". El consejo de redacción revisó el artículo y, con la mayor buena voluntad, sólo aceptó para su publicación lo que "era de letras", suprimiemdo "todo lo de ciencias", pensando que los lectores no lo entenderían. El artículo quedó así: (Medida, Número y Peso, sin ciencias).

Otro ejemplo, una triste experiencia que viví hace algunos años. Estaba yo exponiendo un trabajo de muchos años, en el que quedan resueltos de acuerdo con la más pura filosofía de Aristóteles y Santo Tomás, desde el nunca bien solucionado problema de la continuidad del movimiento de la flecha, en el que tanto se enredó el primero, hasta los giros de las estrellas y los cúmulos galácticos. Lo que Newton hizo en el campo de la física, yo lo hacía en el de la metafísica: poner el tiro de la piedra y los giros de los astros en el mismo capítulo. Se explicaban los fenómenos de la inercia sin que resulte difícil entender la vigencia de la vía del motor inmóvil. Se desvelaba la manera de traducir los ejemplos cosmológicos de la Suma Teológica a la física contemporánea.

El público era de lo más adicto a Santo Tomás y me escuchaba con simpatía. Yo había preparado un librito con el texto y la bibliografía, proyecté diapositivas con los gráficos necesarios, hice todo lo que pude para convencer de lo que había solucionado todos mis problemas de juventud. Pues bien, al final de la exposición, no conseguí más que un venerable oyente me preguntara si yo creía que hubiera habitantes en otros planetas. Fue para llorar.

Siempre que hablo del tema encuentro las mismas dos respuestas: "es que yo de ciencia no entiendo", si el interlocutor es de letras, y "no me vengas con filosofías" si es de ciencias. Todos buscan lo mismo, y cuando se lo das, desprecian la mitad, con lo que el problema no tiene solución, porque "fides et ratio" es de ciencias y letras.

Si alguien está interesado, esta exposición puede verse en: "Sugerencias para una cosmología teocrática"

Lo mismo sucede con: "La Suma Teológica contrastada con la ciencia" de donde se extrajo la ponencia anterior.

Se me puede decir que todo esto también son palabras, pero precisamente en este caso, por su directa relación con el "tratado del gobierno del mundo", son palabras que pasan a la acción, y a la acción del ser que es la que resulta en obras, al contrario de la acción sin ser, que es destrucción. Cuando la cosmología teocrática se entienda, se viva y se practique, todo votante buscará a Dios en quien le mande, y toda autoridad sabrá que ha de mandar obedeciendo.

Pero, al fin, lo más realista que he encontrado es

"Mas, como en la sabiduría de Dios, según antes hemos explicado, el mundo no lo conoció por el camino de la sabiduría, quiso Dios valerse de la necedad de la predicación para salvar a los creyentes. Porque Dios no quiso ya ser conocido, como en tiempos anteriores, a través de la imagen y sombra de la sabiduría existente en las cosas creadas, sino que quiso que la auténtica Sabiduría tomara carne, se hiciera hombre y padeciese la muerte de cruz, para que, en adelante, todos los creyentes pudieran salvarse por la fe en ella".
De las Disertaciones de san Atanasio, obispo, Contra los arrianos (Disertación 2, 78. 81-82: PG 26, 311. 319)

Email para Manuel Ma Domenech Izquierdo

Conferencia de Étienne Gilson
Dos clases de Quijotes

Página(s) relacionada(s):

Camino(s) ascendente(s):