Dolores y Gozos de San José

Dolores y Gozos de San José

En el convento de carmelitas del Desierto de las Palmas, cerca de Castellón de la Plana, hay un paseo con los dolores y gozos de San José, que tienen escritos en azulejos los siguientes versos. Me gustaron tanto que los copié y los presento en mi espacio junto a las demás poesías.

Primer Dolor y Gozo
El primer dolor tuviste
viendo encinta a vuestra Esposa
y a esta pura, intacta rosa
abandonarla quisiste,
y aunque esta pena fue triste,
tuviste gozo en saber,
que había Dios de nacer
de tu Esposa Virgen pura,
lo que un ángel te asegura
para mostrar tu deber.
Segundo Dolor y Gozo
Segundo dolor mostráis
mirando el Verbo humanado
sobre pajas reclinado,
y de su pena lloráis.
Entre peñas abrigáis
al que es Salvador del mundo
y tenéis gozo segundo
viendo que ángeles y cielo
cantan la gloria en el suelo
a este misterio profundo.
Tercer Dolor y Gozo
El tercer dolor que oprime
tus entrañas paternales
es ver correr los raudales
de sangre con que se imprime,
a costa de un Dios que gime,
todo el rescate del hombre.
Y el gozo fue con el nombre
de Jesús, Santo, inefable,
que un ángel te dice afable
se llame y así se nombre.
Cuarto Dolor y Gozo
El cuarto dolor y llanto,
que os aflige el corazón,
fue cuando el viejo Simeón,
lleno de Espíritu Santo,
predijo la pena y llanto
y muerte del Salvador.
Pero templó este dolor
el gozo tan deseado
de habernos Dios rescatado
de la culpa y deshonor.
Quinto Dolor y Gozo
El quinto dolor te causa
un Herodes ambicioso
y a Egipto huyes presuroso
con tu Dios, Esposa y casa.
A aquel la ambición le abrasa,
y tu, gran gozo tuviste
cuando los ídolos viste
en Egipto por el suelo,
que fue el premio a tu desvelo
y al demonio pena triste.
Sexto Dolor y Gozo
El sexto dolor tuviste
viendo que no está segura
de Jesús la vida pura
en el Belén del que huiste.
El gozo, en sueño, tuviste
cuando un ángel reverente,
dijo: a Galilea vente
con el Niño y con su Madre,
porque ya su Eterno Padre
quitó a Herodes de la gente.
Séptimo Dolor y Gozo
El dolor séptimo ha sido
cuando el niño enamorado
quiso ocultarse en sagrado
y le lloraste perdido.
Pero fue el gozo cumplido
y debido a tu eficácia,
porque en ti no es gran desgracia
el haber perdido a Dios,
porque nadie, si no es vos,
le pierde y se queda en Gracia.

Página(s) relacionada(s) Camino(s) ascendente(s):